Diez consejos para ahorrar combustible


11 Diez consejos para ahorrar combustible, consejos que siempre viene bien que te recuerden, sobre todo en una época en la que lo mejor que podemos hacer es dejar el coche guardado en el garaje y tan sólo cogerlo para emergencias o casos en los que nos es indispensable su utilización. Estos consejos no son ni mucho menos inventados por nosotros ni recogidos por la creencia popular, muy sabia algunas veces pero otras...

La encargada de publicar estos 10 consejos a sido ni más ni menos que la AOP, Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíficos. Los diez consejos son: 1.- Lee las instrucciones de mantenimiento de tu coche y revisa periódicamente el nivel de aceite.

De esta manera obtendrás más rendimiento en tu vehículo además de reducir las emisiones de CO2, tema que siempre viene bien y deberíamos tener mucho más en cuenta. 2.- Revisa la presión de los neumáticos todos los meses. Los neumáticos con una presión inferior a la adecuada pueden aumentar el consumo de carburante hasta en un 4%.

El tener una presión mayor a la adecuada no aumenta el consumo pero disminuye demasiado la adherencia de los mismos a la calzada. 3.- Retira peso innecesario del maletero o los asientos traseros.

Cuanto más cargado vaya el coche, más tendrá que trabajar el motor en aceleraciones y mantenimiento de la velocidad con lo que consumirá más carburante 4.- Cierra las ventanillas, especialmente cuando circules a media o alta velocidad. Con este sencillo acto podrás reducir la resistencia del vehículo al aire y disminuir el consumo de carburante en hasta un 10%.

Si llevas portaequipajes en la baca del coche, este elemento también afecta a la aerodinámica con lo que si no lo utilizas convendría mucho su retirada. 5.- Utiliza el aire acondicionado solo cuando sea necesario.

El uso excesivo aumenta el consumo de carburante y emisiones de CO2 hasta en un 5%. 6.- Inicia la marcha nada más arrancar el motor y apágalo cuando esté detenido durante más de un minuto. Esto es así ya que los motores modernos están diseñados para ser más eficientes cuando el conductor comienza el trayecto nada más arrancar el vehículo. 7.- Conduce a velocidades razonables y sobre todo, ¡Hazlo con suavidad!.

Cada vez que se acelera o frena bruscamente, a parte de marear al personal que nos acompaña, el motor consume más carburante y produce más CO2. 8.- Sube de marca lo antes posible.

En las marchas más largas, estamos hablando sobre todo de marchas como 4º, 5º o 6º es cuando menos carburante se consume. 9.- Trata de anticiparte al tráfico. Esto se puede tratar desde la perspectiva de mantener siempre una distancia razonable con respecto a otros vehículos para disponer así de un amplio campo visual y evitar aceleraciones y frenazos bruscos. 10.- Considera la posibilidad de compartir el coche para ir al trabajo.

Algo que no se tiene muy en cuenta salvo cuando se trabaja en sitios lejanos y que, incluso en la ciudad se ahorraría mucho en combustible y emisiones así como en un tráfico mucho más fluido..