El Land Rover Defender vuelca en la prueba del alce


11 La prueba que simula un cambio brusco de carril, conocida como prueba del alce, sigue deparando quebraderos de cabeza para muchos fabricantes, como Mercedes y Dacia en su día, y ahora para Land Rover. El Defender volcó en las pruebas realizadas por los alemanes Auto Motor und Sport, debido a una suspensión con excesivo recorrido y un punto de gravedad alto, y ayudado por otros factores, como la ausencia de control de estabilidad. La prueba del alce consiste en, circulando por un carril simulado, dar un fuerte y rápido volantazo cara el carril izquierdo, y un vez en este, retornar rápidamente realizando la misma maniobra cara el carril originario.

La velocidad a la que circulaba el coche en el momento del vuelco, era de 60km/h, como viene siendo habitual para la realización de la prueba. Esta prueba se hizo famosa con el vuelco de la primera versión del Mercedes Clase A.

La marca alemana, nada amiga de que salgan a la luz estos fallos, equipó a su modelo con control de estabilidad, todavía poco común en aquella época. Alcance de la noticia: Internacional Más sobre la noticia: Auto Motor und Sport .