¿Es la Gumball tan exclusiva como dicen?


11 Aquí nadie nos ha dicho a los editores si podemos o no hablar de la Gumball 3000, pero soy consciente de que en otros blogs y medios del motor este es un tema "tabú" que mejor no mencionar.

No es así en páginas extranjeras, por ejemplo Jalopnik, uno de los blogs más famosos y completos del mundo en cuanto a motor, que dedica reportajes a este espectáculo, entre otras muchas extranjeras y en las que, en ninguna de ellas, se obvió la salida de la Gumball el otro día. ¿Por qué? Veamos los razonamientos que esgrimen los que están en contra de esta carrera. Es ilegal Por supuesto que es ilegal.

Ir "a tu aire" por las carreteras sin respetar algunas veces los límites de velocidad es ilegal, y en eso siempre estaré de acuerdo. Pero también hay muchos ilegales por la calle que se los saltan a la torera y, como no ocurre nada, pasan desapercibidos. Hay muchos españoles ilegales. Además, recordemos que la Gumball va escoltada, en España por la Guardia Civil.

Preguntemos a los hoteles y lugares por donde pasan y se alojan lo ilegal que es, seguro que ellos están muy felices por acogerles. Es para ricos Todas las grandes carreras son para ricos.

¿Es que alguien ha visto a un pobre ganar un gran premio alguna vez? Los únicos "pobres" son los que corren en las competiciones base. Sus coches son muy caros y no puede tenerlos todo el mundo. Los coches que no puede tenerlos todo el mundo son los de las grandes carreras y rallies.

Tampoco podemos tener todos el coche de Fernando Alonso o el de Kimi Raikkonen.

Y esos coches son, aparte de mucho mas caros, mucho mas contaminantes. Por lo menos los de la Gumball son de serie, y entre ellos hay Range Rover o BMW que a menudo se ven por nuestras calles, por lo tanto hay de todo. La única diferencia razonable es que para ver otros bólidos tienes que ir a un circuito o exposición y pagar una entrada, mientras que para la Gumball puedes verlos en directo y sin pagar nada, y es ahí donde mas les duele a muchos. Si no fuera por la Gumball, muchas personas sólo podrían ver el Ferrari Enzo, o el Bugatti Veyron en revistas, por mencionar sólo dos ejemplos. Los que odian la Gumball lo hacen por celos y envidias irracionales, más que por otra cosa.

Lo hacen porque ellos no pueden comprarse muchos de los coches que ven allí. Pero yo siempre he apoyado y apoyaré las atracciones que ofrecen espectáculo para todos, como el ciclismo de carretera o la Gumball, donde, a diferencia de Fórmula 1 o similares con grandes patrocinadores, te permite ver coches caros sin pagar ninguna entrada. Tampoco el argumento de que son coches de lujo y caros tiene sentido.

Son también caros los coches del WRC o los de la Fórmula 1, y los pilotan millonarios, por lo tanto miremos con un poco de sentido común. No obstante, la Gumball puede que acabe como un Rallie de concentración mas, ya hasta tiene patrocinadores en exclusiva. Esperamos que, por lo menos, siga conservando su espíritu de libertad y desenfado por varios países. Más sobre la noticia: Interno.