Ferrari contra Porsche


11 Ferrari contra Porsche, una pregunta que como buen amante del motor seguro que te has preguntado alguna vez en tu vida ya que ambos buscan triunfar en el mismo segmento del mercado e incluso podríamos decir que son la cara alemana e italiana de la misma moneda, es decir, la interpretación alemana e italiana de cómo debe ser un buen superdeportivo. Pero no solo de superdeportivos viven estas marcas ya que, si a la hora de comprarte uno dudas, mejor no mires en el mundo de la competición ya que su rivalidad es histórica, da igual que mires por ejemplo en Le Mans o cualquier otra competición ya que ambas marcas son y serán siempre comparadas. En cuanto a modelos concretos quizás lo correcto sería comparar al metódico Porsche 911 Turbo S con el pasional y recientemente sacado del horno Ferrari 458 Italia, ambos coches son la vanguardia de ambas marcas a parte de que seguro te gustaría tener en tu garaje aunque solo fuese para poder verlos todos los días. Quizás la forma mas sencilla de comparar los dos modelos sea atendiendo a sus prestaciones individuales, por ejemplo Ferrari destaca por su increíble velocidad así como por una capacidad de aceleración de 0 a 100 km/h en 3.5 segundos, todo gracias a su motor V8 de 4.5 litros de 578 caballos y 580 Nm de par máximo con el que sus ocupantes quedarán clavados a los asientos mientras el modelo acelera hasta los 325 km/h En cuanto a su rival, el Porsche Turbo S estamos ante un modelo dotado de un motor de 3.8 litros y seis cilindros bóxer con un doble sistema de turbo de geometría variante con el que este modelo alemán es capaz de rendir 530 caballos con un descomunal par máximo de 700 Nm con el que puede acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo 3.3 segundos o alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h Por otro lado quizás el gran motor Ferrari penalice en cuanto a consumos, 13.7 litros/100 km para el modelo italiano frente a unos mucho más correctos 11.4 litros/100 km que homologa el modelo alemán.

Como es lógico, debido a las increíbles prestaciones de ambos modelos no es de extrañar que ambos cuenten con sistemas de amortiguación sacados casi de competición así como con equipos de frenado opcionales en los que se incluyen discos cerámicos. Si nos fijamos en el interior de ambos modelos, como es lógico en esta clase de vehículos ambos destacan por la mezcla de manera magistral de elementos como el cuero, Alcantara, fibra de carbono o incluso alumino, interior en el que, según mi parecer, los italianos superan ampliamente al interior sobrio y útil presentado por los alemanes en todos sus interiores Quizás en este punto sea donde ganen claramente los modelos de la marca italiana ya que, si miramos el Porsche detenidamente este es simplemente eso, un Porsche que pasen los años que pasen no dejará de ser un Porsche independientemente de las nuevas ediciones, algo que muchos seguidores alaban pero que otros echan de menos un cambio de imagen radical en la marca. De alguna manera es una decisión que Porsche debe pagar por seguir sus raices.

La verdad es que los Ferrari, especialmente su 458 Italia sencillamente se lleva toda la atención de los viandantes gracias a su llamativa apariencia. Sin embargo, dejando de lado la impresionante apariencia del Ferrari 458 Italia sin duda el Porsche Turbo S se llevaría el título de superdeportivo gracias a un estilo mucho más nivelado con sus prestaciones.

Quizás este echo sea lo que llevó en su momento a los chicos de Nissan a fijarse en el Porsche 911 Turbo a la hora de desarrollar el Nissan GT-R en vez de en un modelo Ferrari..