Fiat Freemont ya es oficial: más o menos lo que esperábamos


11 Si te esperabas un Dodge Journey remarcado "y poco más", felicidades, has acertado de lleno.

Fiat no se ha esforzado mucho que digamos -seamos sinceros y digamos las cosas como son: no se ha esforzado nada- en presentar su nuevo crossover, y no ha sentido ridículo alguno al poner sobre la mesa un Dodge sin más cambiándole el logotipo.

Más o menos como podríamos hacer cualquiera de nosotros. Así, podríamos convertir un BMW en un Mercedes-Benz, un Seat en un Audi, o un Opel Corsa en un Subaru...

solamente tienes que irte a cualquier sitio y comprarte su logotipo.

La única diferencia, lógicamente, es que en este caso es el propio fabricante quien lo hace. Coincido con algunos de los blogs de motor que dicen que ese no es un producto que tenga imagen de Fiat ni muchísimo menos, y estoy totalmente de acuerdo. Creo que en este caso todos los que publicamos en medios del automovilismo estamos más o menos de acuerdo.

Pero a Fiat le interesa bien poco, con tal de que venda este producto salido del restyling del modelo norteamericano.  En la parte mecánica, encontramos un motor de gasolina y dos diesel, estos últimos Multijet de 140 y 170 CV con 2 litros de cilindrada.

El gasolina es un V6 3.6 Pentastar de origen Chrysler. En todas ellas se ofrecerá variantes de cambio automático y de tracción total. El modelo, que será presentado en Ginebra, no llegará al mercado hasta la última parte de este año, con un equipamiento bastante interesante al que, si acompañan los precios (y seguro que sí por la obvia carencia de inversión en su desarrollo de Fiat) tendrá una clientela numerosa.

[gallery columns="4" size="thumbnail"] MotorSpain.com .