Historia del Citroen Visa


11 El Citroen Visa hizo su aparición pública en el Salón de París de 1978, con el fin de reemplazar al Citroën Ami 8.

El proyecto tuvo sus inicios a principios de los años 70, y el nombre interno era Y2. En un principio iba a utilizar la plataforma del Fiat 127, pero las negociaciones para ello no llegaron a buen puerto, así que se redefinió por completo su concepto inicial pasando a denominarse "proyecto VD" (del francés "voiture diminuée" o "pequeño coche").

Ese era su su fin: un utilitario de propósito general, fácil de usar y de mantener, robusto, con un acabado moderno e identificativo. Era, por tanto, un proyecto totalmente Citroën (aún no estaba bajo la mano de Peugeot), y esto puede verse claramente en el resultado final, con un interior de estilo muy marcado Citroën, aunque en el año 1974 Citroën aprovechó su relación con Peugeot y el proyecto fue redefinido de nuevo, usando en esta ocasión la plataforma del Peugeot 104, para poder utilizar el motor y la transmisión del pequeño utilitario de Peugeot. De este modo, por avatares de la historia, se consiguió unir por primera vez los dos conceptos de los grandes fabricantes franceses: un estilo (sobre todo en el interior y el diseño de la carrocería) específicamente Citroën, y aprovecharse de una mecánica y plataforma ya probada y muy robusta y eficiente, como lo era la del Peugeot 104. Tanto es así y de "sugerente" y provechoso sería este proyecto, que de él aparecerían tres coches: el LN (LNA), el Visa, y el Axel (nombre dado en Rumania al Visa producido bajo la firma de Oltcit). Mecánicamente el Citroën Visa era muy parecido al Peugeot 104, su mecánica y diseño de suspensiones, McPherson, eran las mismas. Aunque el LNA fue presentado en 1976 (dos años antes que el Visa), su acogida no fue muy buena, y las críticas dadas al coche, tampoco.

Las razones eran algo "nimias", pero todas unidas hacían que la gente no se sintiera identificada con el vehículo.

Era demasiado "parecido" a la nueva versión del 104, y el 104 tenía mucha popularidad, un rival tan cercano no tenía mucho sentido. Así que en 1978 cuando apareció el Visa en el Salón del Automóvil de París enseguida tuvo muy buena aceptación, era un coche diferente, con unas líneas modernas y un aspecto muy de "Citroen", no tan marcadamente Peugeot como el LNA anterior. En un primer momento montaba un motor de 652cc que provenía del 2CV, con refrigeración aérea (un bloque de motor en aleación ligera, de dos cilindros opuestos, de diámetro x carrera 77x70, y una potencia de 34.5 CV a las 5.500 rpm.

la caja de cambios era de cuatro velocidades), para las versiones Visa Special y Club, del cual enseguida se vio la necesidad de dotarle de algo más desarrollado, y recibió el motor 1.124cc refrigerado por agua de cuatro cilindros, proveniente de Peugeot (Citroën, desde hacía años, era uno de los fabricantes europeos más especializados en motores de refrigeración aérea), en las versiones Super. En el año 1980 las versiones Super se subdividen formando la Super E, de motor 1.1 cc, y la Super X, con motor de 1.219cc y 64CV, siendo por tanto el tope de gama. En 1981 el Visa sufre su primer restyling (las dos primeras imágenes de este reportaje corresponden al Visa de la primera serie), recibiendo el nombre de Visa II, con un nuevo frontal y faros posteriores mucho más mejorados, recibiendo nuevas luces (un cuadro total de luces que sería muy bien recibido).

Es cuando nace el Visa GT, el más popular de todos, que sustituía al Super X como tope de gama. Tras él vendría el Visa 14 TRS, una derivación más "urbanita" del Visa GT.

En el año 1983 el Visa recibe el motor de 954cc y cuatro cilindros proveniente del Peugeot 104, un motor que no tuvo mucha repercusión en el Visa, pero que a día de hoy se le reconoce como uno de los mejores motores de aquélla época, un motor robusto y muy eficiente. También hubo una versión diesel, lanzada en 1984 con el motor de 1976cc proveniente del grupo PSA, que obligó a algunas remodelaciones en el compartimento motor para acogerlo (el vano motor, principalmente, sufrió cambios en el diesel).

Un año después, en el 85, aparece el Visa GTi, de 1.6 litros y 105 CV, aun a pesar de su potencia no tendría el mismo éxito que su gemelo (mecánicamente hablando), el legendario 205 GTi de 1.6 litros. Aún así PSA decidió dotarle de más potencia, y al año siguiente se la aumentaron a 115CV. El Citroën Visa se produjo desde 1978 hasta 1988, aunque sus últimos años apenas tuvo incidencia en el mercado, a excepción de las versiones más deportivas, sobre todo por la introducción de su rival-hermano, el Peugeot 205, hacía unos años antes (en 1982).

La producción total fue de 1.254.390 vehículos, y sería sustituido por el Citroën AX presentado en 1986. No obstante, el Citroën Visa ha pervivido hasta nuestros días de alguna forma: la popular y robusta Citroën C15 (fabricada hasta el año 2005 y con una producción total de nada menos que 1.181.471 unidades) apareció en el año 1984 como vehículo comercial derivado del Visa.

El C15 demostró en todo este tiempo su robustez y la eficiente plataforma del Citroën Visa. Más sobre la noticia: Interno Más datos: Club Citroën Visa (holanda) Relacionados en MotorSpain: Historia del Peugeot 104.