La policía nacional de Francia tendrá una flota de Renault Megane Sport como vehículo de intervención rápida


11 Renault Megane Sport es el modelo elegido por la Policía Nacional de Francia (Gendarmerie Nationale) para usar como coche de intervención rápida, es decir, aquéllos destinados a perseguir a vehículos veloces y "superdeportivos" -salvando las distancias-.

Aunque estos coches van a ser útiles incluso si tienen que perseguir a grandes deportivos (como Lamborghinis o Ferraris) porque, aparte de su agilidad, el tráfico no les permite desplazarse a sus velocidades máximas (y en autopistas durante ciertos tramos, que no suelen ser tampoco muy largos).

Por lo que el Megane Sport aúna la flexibilidad de un coche que se puede usar como vehículo convencional y, también, además, como vehículo de persecución a velocidades medias y altas. Serán en total una flota de 70 unidades, que se pondrán en servicio a últimos del presente año, todos ellos con la versión de chasis "Cup", la más deportiva de la serie, con diferencial de deslizamiento limitado y llantas de 18 pulgadas. Para la policía, la selección del Megane RS es debido a sus prestaciones en aceleración y velocidad, algo vital en las unidades de intervención rápida. Los coches serán también utilizados para la lucha antidroga, control de velocidad y como respuesta inmediata ante atentados, robos y demás delitos.  Alcance: Francia.