Mercedes-Benz quiere que sus coches "piensen y actúen" por sí mismos


11 Mercedes-Benz ha desvelado en una nota de prensa sus líneas de investigación en materia de seguridad, y una de esas líneas más avanzadas es la capacidad de que sus vehículos tomen decisiones "por sí mismos".

Por ello, está desarrollando sistemas informáticos que, con apoyo de cámaras estereoscópicas y sensores radar, puedan monitorizar lo que ocurre alrededor del coche. Principalmente, tales sistemas tendrán como objetivo los cruces, bifurcaciones y tramos de carreteras con obra, donde el conductor puede tomar decisiones equivocadas y que son, estadísticamente, uno de los lugares donde ocurren lo más graves accidentes. Junto a esos sistemas, podríamos llamarlos, "externos", o dirigidos a recabar información del exterior, se desarrollan también los sistemas "internos", cuyo objetivo es evitar la fatiga del conductor, conocer su estado, y corregir posibles cambios involuntarios de carril o excesos de velocidad. Un primer ejemplo de este tipo de sistemas, ya equipado en algunos vehículos Mercedes-Benz, es el denominado Pre-Safe, que montan sus coches de la Clase S. El Pre-Safe, a día de hoy, está programado para "reconocer" la inminente llegada de un accidente, principalmente guiado por el ESP y el BAS.

Este sistema se aprovecha de algo que no por ser obvio suele tenerse en cuenta: un equipo electrónico bien diseñado puede responder en milésimas de segundo, muchísimo más que los mejores reflejos de un ser humano. El sistema pre-safe es capaz de preparar la posición de los ocupantes para "recibir" el golpe en las mejores condiciones posibles para soportarlo, retrasando o modificando los asientos, e incluso cerrando el techo corredizo si éste se encuentra abierto. Es un primer e importante paso, sin duda, para hacer que un coche sea verdaderamente inteligente. Más sobre la noticia: Mercedes-Benz.