Peugeot 309: es otra historia


11 Algo que tenía pendiente con mis amigos del Club del Peugeot 309 (un saludo para todos ellos) es la publicación de un artículo sobre ese fantástico vehículo. Creo que ya es el momento de ponerse a ello y de rendir desde aquí un merecido homenaje a uno de los buques insignias de Peugeot - Talbot. El Peugeot 309 nació el 11 de Octubre de 1985 y fue construido hasta 1993.

El proyecto recibía el nombre de prototipo C28, cuyo modelo resultante debía ser denominado Talbot Arizona (era el sustituto natural del Talbot Horizon), pero la devaluación de la marca Talbot después de la compra del grupo Chrysler Europe por parte del grupo PSA, se decidió a comercializarlo definitvamente bajo Peugeot (fue, por tanto, el último vehículo nacido de Talbot), modificando la numeración de la gama para darle, excepcionalmente, el número 309, ya que por aquél entonces se vendía el Peugeot 305 y su modelo siguiente debería haber sido 306. Existen dos fases bastante definidas de este modelo, la Phase I, de 1985 a 1989, cuyos algunos de sus modelos usaban motorizaciones originariamente Simca.

Y la Phase II, del 07/1989 a 1993. La fase 1 está caracterizada por el diseño del tablero de abordo, al estilo del Peugeot 505, y de la calandra, diferente de la fase 2, cuyo diseño está inspirado en el 405, así como de las luces posteriores. Esta primera fase es genuina, con motores esencialmente Talbot-Simca (herededor directos, a su vez, de los legendarios Barreiros), con cilindrada 1.1, 1.3 y 1.5.

Estos motores destacan por su robustez, dando unos motores brillantes, que requerían poco mantenimiento, sin correa de distribución y que estaban dotados de una robusta cadena de doble eslabón. Aunque en algunos países las versiones SR montaban motorizaciones Peugeot en su primera fase, en España llevaron los J2, así como los 1.3 Profil y los 1.1, con motores también Simca G2 y G1, respectivamente, todas ellas derivaciones de los motores Barreiros - Simca de los 70 (6G1, 2G1, 2E1). La gama crece en el año 1990 con el modelo deportivo GTI.

En septiembre de 1992, los motores de gasolina fueron equipados con inyección, y en 1993, al añadirle catalizador, se redujo considerablemente la potencia de los motores (de 130 pasó a 122 en el GTI, y de 160 pasó a 148 en el GTI16). Para aquella época ya eran totalmente motores Peugeot. Más sobre la noticia: 309 Club Créditos de la imagen: Tore-T.