Principales ventajas del ABS


11 Desde su aparición en el mercado, el ABS (Antilock Bracking System) ha pasado a ser uno de los elementos fundamentales en la seguridad de los vehículos, mejorando notablemente la maniobrabilidad en frenada y acortando su distancia. Su funcionamiento se basa en evitar que las ruedas se bloqueen por realizar una excesiva presión en nuestro pedal de freno, realizando de esta forma una frenada óptima en las diferentes condiciones en las que se puede encontrar el firme de la carretera. En un vehículo sin ABS, cuando frenamos con fuerza o la superficie sobre la que circulamos tiene una baja adherencia, es muy posible que bloqueemos las ruedas, es decir, estas dejan de girar y se arrastren siguiendo la dirección llevaba el vehículo en el momento del bloqueo, lo que provoca un aumento considerablemente la distancia de frenado.

Esta situación es la que pretende evitar el sistema ABS. Cuando una de las ruedas está a punto de bloquearse en frenada, los captadores situados en las ruedas detectan esta situación, liberándolas de la presión de frenado un pequeño instante, para a continuación volver a aplicar presión a los frenos.

La principal ventaja de esta acción es que al no bloquear nunca las ruedas, la distancia de frenado será menor. Otro problema que presentan los vehículos sin ABS, es que con las ruedas bloqueadas, estas se arrastran tal y como hemos dicho antes, por lo que aunque giremos la dirección del vehículo para esquivar el obstáculo que tenemos delante, el vehículo no responderá y seguirá la dirección que llevaba en el instante del bloqueo. Esta es la otra gran ventaja que presenta el ABS, ya que al no llegar a bloquear las ruedas, siempre se mantiene la capacidad de giro, pudiendo frenar a fondo y girar el volante sin miedo a que el vehículo no siga la trayectoria que le hemos marcado. El efecto de girar y frenar a fondo con y sin ABS, se puede observar en el siguiente vídeo, que a pesar de estar en portugués, muestra de forma clara el principio de funcionamiento. Para la detección del instante en el que se producirá el bloqueo, son muchos los factores que se tienen en cuenta.

Algunos de ellos son la velocidad del vehículo, el deslizamiento que presentan las ruedas, si estamos girando o un cálculo aproximado de cual es la adherencia del firme en cada momento. Aunque los ABS son un sistema que lleva años siendo habitual en los vehículos, se encuentra en constante evolución, con empresas y departamentos cuyo único fin es conseguir sensores y aproximaciones más precisas para aplicar su funcionamiento, e intentar buscar el funcionamiento óptimo. Más sobre la noticia: Interno.