Siemens prueba su sistema de frenado en el Círculo Polar Ártico


11 A partir del año 2010, Siemens confía en tener ya en el mercado este novedoso sistema de frenado electrónico, cuyas pruebas de fiabilidad y prestaciones se están llevando a cabo en las condiciones más duras. Y por ello, se ha ido hasta el círculo polar ártico con su EWB (Freno Electrónico de Cuña), comprobando que es capaz de reducir la distancia de frenado, comparativamente a los frenos hidráulicos, un 15%. Este sistema, que Siemens lleva investigando desde el año 2005 en que adquirió la empresa eStop, consiste en equipar cada rueda con una unidad de control (pastilla de freno y sensores de movimiento), que monitorean en todo momento las fuerzas que se ejercen y el movimiento. Dos motores eléctricos mueven la pastilla sobre unos rodillos al notar la presión sobre el freno que realiza el conductor, lo cual se traduce en una cuña que incide sobre el disco. A mayor demanda de frenado, los motores mantienen la posición de la pastilla de freno o la hacen retroceder para aumentar la eficiencia, todo ello en movimientos tan reducidos que se miden en micrómetros, y en respuestas de sólo milisegundos. Alcance de la noticia: Global Más sobre la noticia: Siemens (división Automotriz).