Técnicas de conducción: Como esquivar un obstáculo en frenada


11 Anteriormente habíamos visto como detener nuestro vehículo es una frenada de emergencia, en la que sólo debíamos preocuparnos de detener el coche.

Pero esta situación resulta demasiado ideal para la mayoría de las ocasiones reales. Lo más habitual es que en una frenada de emergencia es que tengamos que esquivar a otro vehículo parado o accidentado, un animal, un peatón, o cualquier otro obstáculo.

Y como es habitual en el caso de las frenadas, la forma de actuar cambia mucho dependiendo de si nuestro vehículo tiene o no frenos ABS. Como primer paso, deberemos reducir nuestra velocidad en la mayor medida posible a medida que nos acercamos al obstáculo. Para ello, deberemos emplear el sistema de frenada de emergencia habitual, con embrague pisado y dependiendo de si tenemos ABS o no, frenando a fondo o frenando lo máximo posible sin llegar a bloquear las ruedas. Como habíamos visto cuando hablábamos del ABS, este presenta la ventaja de que permite frenar y girar al mismo tiempo, ya que las ruedas nunca se llegan a bloquear, lo que impide perder la capacidad de giro.

De todas formas, a la hora de girar el volante para esquivar el obstáculo, el giro debe tener el radio necesario para no colisionar.

Si giramos en exceso nuestras ruedas, puede que nuestro coche subvire y vaya directo contra el obstáculo. Esto es debido a que cuando a un neumático se le solicita agarre en una fuerte frenada, no podrá atender al mismo tiempo un giro excesivamente brusco. Por ello, si frenamos todo lo fuerte que podemos, no deberemos girar excesivamente fuerte al mismo tiempo, ya que esto limitaría la adherencia del eje delantero.

Además, un giro fuerte provoca reacciones más violentas en el vehículo. Para el caso en que nuestro vehículo no disponga de ABS, justo en el momento antes de girar, deberemos aliviar la presión de los pedales, aunque mientras giramos el volante podemos frenar de forma suave.

Con esto, evitaremos que las ruedas puedan bloquearse durante el giro y pierdan su direccionalidad, lo que provocaría que el coche no respondiese a nuestro giro. Más sobre la noticia: Interno Relacionados en Motorspain: Técnicas de conducción: Frenada de emergencia.