Tipos y soluciones para reparación de pequeños daños en la pintura


11 Aunque todos vemos (y cuidamos y protegemos) generalmente la capa externa, un vehículo actual dispone de varias capas superpuestas de tipos de pintura que cumplen distintas funciones: protección anticorrosiva, aspecto exterior y brillo. La pintura es la "piel exterior" del coche, y es, por tanto, la que está mas expuesta a los agentes exteriores.

El roce del polvo y el barrillo arrastrado por la lluvia actúan como auténtica lija que abrasa con el tiempo y acaba quitándole su aspecto brillante y sus propiedades. También el frío, el calor y la radiación ultravioleta le afectan, aunque el más temido de todos ellos es la corrosión, es decir: el proceso electroquímico mediante el cual el oxígeno en combinación con el agua degrada el acero. Arañazos Es otro de los tipos de agresión a la pintura, más grave cuanto mas profundidad posea, y pueden producirlo cualquier objeto punzante, e incluso gravilla o túneles de lavado. Agentes químicos Las reacciones químicas también afectan a la pintura, desde los ácidos de los excrementos de los pájaros (los de gaviotas son muy reactivos) hasta las sales marinas, la lluvia ácida y la propia contaminación atmosférica.

Todos ellos atacan y degradan con mayor o menor rapidez la capa de pintura de nuestro vehículo. Soluciones Existen muchos productos en el mercado, desde reactivos que licuan la pintura a muy baja escala para reparar arañazos superficiales, hasta embellecedores. Sin embargo, su uso debe estar acorde con el daño que queremos reparar. Si el daño no toca las capas más profundas de pintura, se repinta aplicando a los bicapa acabado barniz y color, o sólo color en los monocapa.

Los daños de la intemperie pueden repararse con limpiadores de pintura, que se adquieren en las tiendas de los concesionarios o tiendas especializadas.

Los lápices de retoque, que se presentan en colores unicapa (monocapa) o bicapa, también son una buena solución a un precio muy asequible. En mundoceys también existen diferentes productos para reparar uno mismo desperfectos menores, con un poco de destreza y paciencia. Con las capas más superficiales se puede trabajar con un lijado suave, o con pulverizador de agua en los más finos, así como un producto especializado para la terminación, que suele ser un pulimento muy suave o algunos de los mencionados en el párrafo anterior. En las capas más profundas que afecten también a la chapa se requiere antes del repintado un proceso de reposición y pulido de la superficie. Más sobre la noticia: Interno Ampliar información: Reparar pequeños arañazos paso a paso (inglés).