Transformers, o cómo gastarse millones de dólares en propaganda americana


11 Ayer estuve viendo "Transformers", la cual está basada en los juguetes y serie de los 80, y como por aquí no hemos dicho nada todavía sobre esta película (que yo recuerde), voy a dar mi impresión. Tengo que confesar que no aguanté a verla entera, hay cosas que son superiores a mí, y el ver películas de propaganda es una de ellas.

Aunque aparte de eso la cinta es insufrible, una americanada, un culto al consumismo y a las armas sin sentido alguno. No se si considerarla siquiera una película "infantil", a no ser que algunos confundan el término "infantil" con el término "tonto".

Infantil podría ser "Cars", e incluso "Wallace & Gromitt", pero no ésto. "Transformers" es una sucesión de hechos en donde "el gran hermano americano" toma el papel de líder indiscutible del planeta, sin dejar de lado el toque sensiblero, como lo es el que un oficial del ejército estadounidense cuya mujer tiene un hijo y, por esa kafkiana razón, tienen que morir todos menos él. Y no debemos olvidar el también absurdo papel de un estudiante que para ligar necesita un coche (en un país con el culto a la gasolina y al V8, V12 y V16, en donde prefieren morir a cumplir los acuerdos de Kyoto en contaminación atmosférica, para ellos les resultará de lo más normal), dándole un toque más de despropósitos y diciendo claramente lo de "eres lo que tienes". En definitiva, a los que hayáis aguantado los 140 minutos de culto a la sociedad americana que dura la película, "os acompaño en sentimiento"..