Volvo prueba su C30 eléctrico en condiciones extremas


11 Volvo está probando su modelo C30 eléctrico en el norte de Suecia, dentro del Círculo Polar Ártico.

Las temperaturas de hasta -20 grados centígrados son muy normales en esta parte del mundo, por lo que los ingenieros de la marca sueca quieren asegurarse de que su nuevo modelo eléctrico funciona sin problemas incluso en los ambientes más hostiles.

Algo, que junto a la autonomía de este tipo de vehículos es lo que más preocupa a los futuros usuarios. Todo el mundo sabe que las baterías son sensibles a temperaturas extremas, que pueden afectar a su capacidad de almacenar energía. Volvo ha desarrollado varios métodos de ensayo para su nuevo vehículo eléctrico, el C30 eléctrico deberá pasar por más de 200 pruebas diferentes, desde el frío extremo a las más altas temperaturas para asegurar el correcto funcionamiento del vehículo ante cualquier imprevisto.  Para hacer frente a temperaturas bajo cero, el Volvo C30 EV está equipado con tres sistemas climáticos diferentes: uno para la cabina de pasajeros, uno para la batería y otro para el motor eléctrico y su electrónica (este último refrigerado por agua).

Puesto que cuenta con un motor de combustión convencional a bordo, el C30 eléctrico está equipado con un calentador de bio-etanol que se encarga de aclimatar la cabina de pasajeros.

Para alimentarlo dispone de un tanque de 14,5 litros de este tipo de combustible. Esta solución se utilizará con el fin de ahorrar energía de las baterías en desplazamientos largos. Sin embargo, en distancias cortas, también es posible regular la temperatura del habitáculo con la energía eléctrica suministrada por el paquete de baterías. En condiciones normales de conducción, la autonomía máxima se del C30 EV es de 150 km con la carga completa.

Sin embargo, a temperaturas de -10 grados centígrados, baja hasta los 90 kilómetros e incluso a 80 si la temperatura es todavía más baja.

El coche está propulsado por un motor eléctrico de 82kW (110 CV), alimentado por una batería de iones de litio, que puede llegar a tardar ocho horas en cargarse por completo. El eléctrico de Volvo puede alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h y acelera de 0 a 100 km / h en 10,5 segundos. Fuente: Carscoop Motorspain.com.