Crítica: No tan duro de pelar, comedia sobre temas delicados


11 Recientemente se le ha dado a la industria reflotar el cine de adolescentes "extravagantes", una tendencia que parecía superada con la última película de la serie "Nerds".

Con este pasado detrás, y con un guionista ya clásico del género, llega "No tan duro de pelar". Es una mala comedia.

O al menos una que trata de un tema que en realidad es bastante delicado: el de los abusos escolares a mano de chicos violentos y muchas veces mayores de edad. Heredera espiritual de "Supersalidos", otra comedia de Seth Rogen, "No tan duro de pelar" presenta a Owen Wilson como Drillbit Taylor, un guardaespaldas contratado por los chicos abusados que necesitan protección a toda costa. Haciéndose pasar por guardaespaldas, Taylor les enseñará, lógicamente, a defenderse por sí mismos, lo que ha de ser un mensaje muy tierno. Pero lo cierto es que es un tema complejo y del que no resulta muy sano reírse. Desde el tráiler ya podemos intuir qué se verá en la película: humor fácil, humor a costa de otros, de maldades y ocasionales maltratos.

"No tan duro de pelar" no ofrece mucho más que esto. La mejor recomendación: acercarse al tema a través de "Cobardes", la película de Juan Cruz y José Corbacho, y dejar "No tan duro de pelar" para cuando salga en DVD y tú y tus amigos no sepan qué ver una tarde relajada de sábado..