Crítica: Te doy mis ojos, la realidad sobre el maltrato doméstico


11 Te doy mis ojos (2003) es una película que nos habla de un tema tan complejo como el maltrato doméstico.

Sin embargo su enorme valor está en tratar el tema no de forma superficial o sensacionalista, sino abordándolo en profundidad y desde los puntos de vista de todos los implicados. Su directora, Icíar Bollaín, va más allá de querer provocar en el espectador empatía con la víctima del maltrato.

Nos hace entender sus motivos, sus miedos y el porqué de su situación. Pero sobre todo, la visión más arriesgada y interesante es la del agresor; Bollaín nos explica que lleva a un hombre a maltratar a su mujer, que pasa por su cabeza. Los actores están todos excelentes, del principio al fin del reparto.

La Academia que concedió a sus protagonistas, Luis Tosar y Laia Marull, los Goya como Mejor Actor y Actriz, así como el premio a Mejor Actriz de Reparto para Candela Peña, quien encarna a la hermana de la protagonista. En total la película se llevó siete de los nueve Goya a los que optaba, incluyendo Mejor Directora y Mejor Guión Original.

Además Te doy mis ojos contó con un gran éxito de público, y se ha convertido en una de esas películas que se proyectan en "cinefórums" y que muchos profesores ponenan a sus alumnos. Para mi tiene además un significado especial, pues tuve la suerte de poder asistir al rodaje. Todo fue por casualidad, yo estaba de excursión en Toledo con el instituto.

Vimos que estaban rodando, y algunos interesados nos pusimos a hablar con un chico de producción.

Mi sorpresa fue enorme cuando Icíar Bollaín comunicó a el chico por el "walki" que si un par de nosotros queríamos salir de extras. Finalmente una compañera y yo salimos. Tuvimos que subir una calle tres veces para un plano de pocos segundos.

En la película solo se ve una mancha que se mueve.

Se trata del plano desde la azotea, cuando Pilar arroja su vestido de novia. Una experiencia muy interesante; además la directora fue muy amable y nos agradeció nuestra participación.

Mi breve e invisible intrusión en la gran pantalla....