Malditos Bastardos: crítica


11 Malditos Bastardos: crítica.

Malditos Bastardos es un proyecto que Quentin Tarantino venía preparando desde hace una década.

Cada vez que ha tenido oportunidad, Tarantino mencionó su plan de filmar una película ambientada en la Segunda Guerra Mundial. El resultado es una película con grandes escenas y fiel a su estilo, con diálogos memorables pero con un final, a mi entender, un poco mediocre. Los malditos bastardos del título son un grupo de mercenarios judíos que buscan venganza, liderados por un genial Brad Pitt que vuelve a sus personajes locos como el que interpretó en Doce monos del ex Monty Python Terry Gilliam.

La película está dividida en capítulos y en ellas se cruzan dos historias, ambas en plan de venganza: la de los oficiales kosher y la de una joven que administra un cine. [gallery] Además de Pitt, Tarantino reunió un maravilloso reparto de actores interncionales entre los cuales se encuentran Eli Roth, Mike Myers, Daniel Brühl y Christoph Waltz.

Todas las actuaciones son brillantes pero el que más se destaca es el austriaco Waltz, quien se nos presenta desde el inicio como un villano soberbio, en una de las mejores escenas de la película. Malditos Bastardos es una película rara, con muchos vaivenes, con momentos algo densos y otros llenos de tensión. El conflicto central de la película ? la venganza ? está abordado de una manera un poco superficial pero bien al estilo de Tarantino.

Considerando que es una película de mercenarios que busca recuperar el tono de las viejas películas bélicas de los ´60 y los ´70, me hubiese gustado ver algo más de acción, como vimos en Kill Bill. Las escenas dramáticas se intercalan con escenas cómicas hasta llegar a un final donde las dos historias confluyen.

A mi me hubiese gustado creerme el final pero por supuesto, dentro de la lógica interna que propone Malditos Bastardos, es verosímil. En resumen, Malditos Bastardos es una muy buena película pero está muy lejos de ser la obra maestra de Quentin Tarantino. .