Aída, los García vuelven al pasado


11 Aída, los García vuelven al pasado en el capítulo La loca historia de la bola loca, que emitió ayer Telecinco en prime time, como de costumbre.

Una vez más, las anécdotas y situaciones más disparatadas y "cotidianas" se citaron para remover al personal. Lorena y su hermana Soraya encuentran casi por casualidad, rebuscando, uno de los juegos antiguos más famosos: la bola loca.

Sí, ese que quizá no recuerdes y que consiste en pasarse una pelota de plástico y cogerla con una especie de palo. Eugenia, siempre tan ensimismada en sus historias del año mil, cuando era vedette, no cejó en su empeño de volverlas locas con infinidad de recuerdos que a nadie interesan. Como era de esperar, la dichosa bolita trajo más de una sorpresa a casa de los García. Paz, a su vuelta del viaje, llega a casa y se encuentra a una nueva inquilina: ¡una televisión enorme! Ante la incredulidad, Luisma y el Baraja se apresuraron a explicárselo...

con no muy buenos resultados.

Al final confesaron que se debía a un asunto de negocios un tanto sucios. Por último, pudiste ver también al amigo empollón de Fidel, Germán, loquito por una chica. Tras la negativa de Fidel a echarle una mano para conseguirla, apareció Jonathan con sus soluciones rápidas para todo.

Si quieres saber cómo les fue, puedes volver a verlo en la web de la cadena. Aquí te dejo unas cuantas fotografías de Jonathan (David Castillo), el hijo pequeño de Aída. [gallery columns="2"].