Los siete pecados capitales de Lost


11 Tras la recopilación de los Diez mandamientos de Lost, publicamos ahora los siete pecados capitales de Lost. Si bien es verdad que la serie de Lost esconde numerosos misterios, no podemos olvidar las referencias de todo tipo que se pueden ver en la serie: literarias, musicales, o religiosas (Jacob, por ejemplo), entre otras.

Son éstas últimas las que inspiraron los diez mandamientos de Lost y las que nos dejan los siete pecados capitales (aunque esta vez, sin números mágicos): 1- Gula: Hurley - Su imagen comiéndose los víveres de Dharma le delata 2- Avaricia: Nikki y Paulo - Su búsqueda de los diamantes, por encima de su amor, terminó con la peor de las pesadillas: enterrados con vida. 3- Ira: Sawyer - Cuando Locke fue incapaz de matar a su padre, vio en Sawyer al candidato perfecto para liquidarlo.

La venganza de un timador lleno de ira. 4- Envidia: Locke - El personaje más engimático de la isla siempre ha deseado el poder de liderazgo que ostenta Jack. No son envidias materiales, sino intangibles en la lucha por el control. 5- Soberbia: Shannon - Pese a que también nos enseñó su lado aventurero cuando "conoció" a Sayid, no podemos dejar de verla tomando el sol y despreciando a diestro y siniestro en su flashback. 6- Lujuria: Kate - Los deseos carnales de la pecosa traen de cabeza a Jack y a Sawyer, que ha conseguido llevarse el gato al agua. 7- Pereza: Rousseau - Su afán aventurero se perdió hace varios años.

No lucha, sólo subsiste para volver a encontrarse con Alex.

Además, es un personaje que no nos acaba de gustar, su historia genera como... pereza. Aquí no se libran ni los muertos..