"Lost" niños que pegan el estirón


11 SI NO QUIERES LEER POSIBLES SPOILERS DE LA TERCERA TEMPORADA DE LOST, DETENTE AHORA! La reaparición de Walt en los últimos compases de la tercera temporada de Lost abrió de nuevo la trama y las especualciones sobre lo que veremos y sobre a quién veremos en la cuarta temporada de la serie. Pero todo el que quiso, pudo apreciar como Walt había crecido unos pocos (por no decir unos muchos) centímetros y que el walt del final de la segunda temporada era completamente diferente al de la tercera. El gran problema de las series donde hay niños, es que los niños tienen la mala costumbre de crecer.

No les importa la trama, ni el éxito de la serie, ni la necesidad argumental de que sus cuerpos sigan inalterables como lo pide el guión: ellos crecen sin parar. El caso más sonado de este año ha sido, sin duda alguna, el de Malcolm David Kelley, quien interpreta a Walt, el hijo de Michael en Lost, que reapareció en la isla una temporada después de haber salido de la serie, aunque sólo veinte días después, según la minuciosa cronología de la ficción.

Porque en Lost los días pasan muy despacio.   Walt desaparece del mapa, digamos, un 6 de abril, y aparece otra vez, pongamos, un 2 de mayo. El problema es que, al regresar, mide casi dos metros de altura, tiene pelos en las piernas y se parece a Spike Lee o a Eddie Murphy.

¿Un nuevo misterio de la isla, como el enigma del oso polar? No, sólo un riesgo de la ficción en la que trabajan criaturas que pegan el estirón cuando menos te lo esperas..