Lost podría retrasar la mitad de su cuarta temporada al 2009


11 Por improbable que parezca, la posibilidad de que Lost emita su cuarta temporada en 2009 (y no en 2008) está más cerca que nunca debido a la huelga de guionistas en Estados Unidos. "La religión es el opio del pueblo", decía Karl Marx, y para muchos Lost es una religión.

Por lo que su escasez puede provocar grandes alteraciones y cabreos más que fundados en la población de seguidores de la excelente serie.

Y cuando hablamos de escasez, estamos hablando de un año de sequía lostiana. Efectivamente, UN AÑO! Un año sin la droga anual de los capítulos de la isla y las nuevas expectativas abiertas por el final de la tercera temporada, hacen que, de confirmarse los rumores, la espera sea todavía más fatídica. Según Ausiello, el gurú de los spoilers en Estados Unidos, si la huelga de guionistas se prolonga más allá de los inicios del 2008, los productores de la serie podrían pensarse seriamente pasar los ocho episodios actuales al 2009 y hacer una cuarta temporada con 24 capítulos: los ocho episodios actualmente grabados más los 16 de la quinta temporada, que corresponderían al 2009. Pero es precisamente en este punto en el que se pueden empezar a disparar las especulaciones; de continuar la huelga, podrían dejar la cuarta temporada en tan solo ocho episodios y hacer la quinta con los ocho restantes más los 16 correspondientes; podrían prolongar un año más el final de la serie, no emitiendo nada en 2008 y emitiendo los 16 episodios de la cuarta temporada en el 2009, acabando así en el 2011 (y no en el 2010 como está previsto); o podrían...en fin, que podrían hacer muchas cosas, pero que a día de hoy, la cosa pinta muy mal para los aficionados de la serie. Eso sí, los huelguistas tienen mucha suerte dado que, si no fuese por que de ellos dependen el resto de los excelentes guiones de la serie, más de un fan ya les habría amenazado de muerte.

Puede que para ellos esta huelga tenga mucho sentido, pero además del perjuicio económico causado a las cadenas (que ni nos va ni nos viene), hay que contar con el perjuicio causado a los espectadores, que van a sufrir parones en todas sus series favoritas.

Al final, el telespectador, que es al que hay que entretener, también sale perdiendo. .