Niños ricos en Dirty Sexy Money


11  .: CONTIENE SPOILERS :. Desde que Tripp Darling supo que uno de sus hijos realmente no era suyo, su visión del mundo ha cambiado bastante, sus hijos ahora no sólo son suyos sino también de su difunto mejor amigo.

Eso cambiaría la visión de cualquiera. Sus hijos nacieron en cuna de oro, nunca han sentido la necesidad de esforzarse por conseguir algo en la vida.

Son quienes son por herencia, algo que su padre no ha podido evitar, y que de alguna forma pretende enseñarles, las cosas hay que ganárselas en la vida. Juliet y Jeremy, los gemelos Darling, no sólo son los más pequeños sino que son los menos conscientes de la suerte que corren. Padecen constantemente tener que comportarse como unos ricachones consentidos, pero aman el despilfarro de dinero.

Tanto, que para sus cumpleaños gastaron más de 3 millones de dólares en festejo. Alquilar el puente de Brooklyn o ambientar una mansión al estilo medieval, es algo que los chiquillos van a tener que dejar de hacer.

Seguros del fideicomiso millonario que sus padres les entregarán próximamente, Tripp decide darles una lección y postergárselos, esperando que comiencen a valorar lo que significa trabajar por algo..