Opinión Personal s03e08: "Bang and burn"


11 Espero que con el capítulo de hoy hayais quedado saciados de Prison Break, pues tendremos que esperar hasta el 14 de Enero para el ver el 3x09.

Yo la verdad es que visto lo visto me he quedado con ganas de más, sobre todo teniendo en cuenta que se trataba del último capítulo antes del parón invernal, y que en este sentido nos tienen muy mal acostumbrados.

En la 1ª temporada nos dejaron varios meses con la imagen de Lincoln atado a la silla eléctrica y la incertidumbre de si sería finalmente ejecutado, en la 2ª nos llevamos la sorpresa al ver como Mahone Kellerman decidía dar plantón a la Compañía y colaborar con Scofield y Burrows a sacar a la luz los trapos sucios de la presidenta Reynolds. Conocidos los antecedentes, y teniendo en cuenta que salvo el 3x08 que fue lo mejor del año, la 3ª temporada no termina de arrancar, me esperaba uno de esos capítulos legen-(Wait for it)-darios, de los que marcan un antes y un después y dejan al espectador contando los días para el reestreno de Enero.

Nada más lejos de la realidad.

El final menos emocionante en muuucho tiempo. Sorprendente, porque debe ser de las pocas escenas que no se habían filtrado en internet semanas antes de emitirse el capítulo, aunque poco llamativo. La semana pasada retomé mis esperanzas de que Prison Break podía alcanzar el nivel, sino de la 1ª temporada, al menos de la 2ª y el capítulo de hoy era clave para afianzar mi postura y la de otros tantos que estaban como yo, pero al final nos han dejado con la miel en los labios y con la sensación de que estamos antes el último año para la serie. El capítulo en sí ha estado al nivel de la última escena: discretito.

Lo justo para resultar entretenido sin llegar a aburrir.

Se agradece volver a ver a Padman (el malo calvo) y me resulta cada vez más misterioso el porqué a veces le da por hablar, otros por comunicarse mediante notitas y alguna que otra vez por mantener conversaciones secretas en una barquita a remos en medio de un lago. Ahora sabemos que Susan B.

trabaja directamente para él, aunque por lo que se ve mientras organiza la operación para rescatar a Whistler, esta tía manda bastante.

Ya puede ser importante este Whistler como para montar la que han montado, teniendo un equipo de 50 personas trabajando para sacarle de Sona. Lo que me ha dejado muy descolocado es lo del apartamento secreto de James y el pasaporte falso.

Esta gente sigue añadiendo nuevas incógnitas semana a semana pero de dar explicaciones las justas. Si la semana pasada me alegré de que el plan de fuga saliese mal, esta semana no podía ser menos.

Sigo pensando que de lo poco destacable de este año es la trama de Sona, por lo que el hecho de que consiguieran escapar tan pronto de Sona no le sentaría demasiado bien a la serie. Además, vale que el plan de Michael de aprovechar que el Sol deslumbra a uno de los guardias para escapara era muy lamentable, aunque comprensible teniendo en cuenta las condiciones en las que tenía que trabajar para ingeniar una fuga, pero es que la idea de la Compañía era aún peor.

Son 50 tíos los que trabajaban día ¿y noche para hallar un plan de fuga y lo mejor que se les ocurre es utilizar un helicóptero? Teniendo en cuenta la cantidad de militares armados con rifles que rodean el perímetro de Sona, podríamos decir que Whistler tiene suerte de seguir en Sona, y es que no entiendo como puede ser que no derribasen el avión a balazos o incluso al propio James que colgaba de las escalerillas.

Si es que... ¿A quién se le ocurre planear una fuga para un Martes y 13...? Está destinado a salir mal Pero bueno, no todo ha sido tan malo en el capítulo.

Por primera vez en bastantes semanas hemos visto a Lincoln usando la cabeza.

Y no lo digo por la idea de preguntar por Michael llamando al teléfono del Lechero (ya le vale...) sino por lo de su actuación antes los matones de la Compañía que les perseguían. Después de ver como la semana pasada, aún teniendo la situación medianamente controlada al tener a Susan B.

como rehén les dejaba escapar con Lj, me temía que esta semana ocurriese algo parecido, aunque esta vez sí hubiese resultado escandaloso que Lincoln hubiese accedido a las exigencias del miembro de la Compañía teniendo en cuenta que eran dos armados (Linc y Sucre) contra uno y que además tampoco veo a Burrows muy preocupado porque algo malo le pueda pasar a Sofia. Y sobre el final, pues lo que he comentado antes.

Es un poco más de lo mismo. Ahora Michael llegará a una cárcel nueva donde todo el mundo estará pendiente de lo que se le pueda ocurrir para salir de allí.

Veremos que pasa.

Aún así creo que la historia en Sona no ha terminado. Para mí que incluso sin Michael, Lechero y Whistler seguirán con la idea de la fuga en la cabeza.

Es más, ahora que sabemos que Mahone está de vuelta en Sona seguro que se apunta.

Eso sí, teniendo en cuenta que el vivido hoy es el segundo intento de escape fallido en tan sólo 7 días, seguro que ahora les resulta todo más complicado. Lo mejor: - Por primera vez desde hace tiempo Lincoln no la lía (demasiado) - El amago de escena lésbica entre Susan B. y Sofía.

¿No querían conseguir más audiencia? Ahí tienen una idea. - La interpretación de William Fichtner en el papel de Mahone.

De 10 toda la temporada y esta noche ha mantenido el nivel. Lo peor: - No hay más Prison Break hasta 2008. - No me gusta que cada vez T-Bag pase más desapercibido. Es uno de los personajes más carismáticos (sino el que más) y cada vez se le ve menos el pelo. - No hay más Prison Break hasta 2008.

Sí, sé que esta está repetida, pero como es una faena bien gorda, lo pongo dos veces para que quede bien claro.