Prison Break - Opinón 3x01: "Orientación"


11 Manda narices que justo la semana que termina la 3ª temporada de Prison Break en EEUU comience su emisión en España.

Llevo tiempo diciendo que un par de meses es tiempo más que sufciente para traducir una serie y Cuatro me dio la razón al emitir la 4ª temporada de House pocas semanas después de su estreno en USA.

Pero bueno, dejemos de quejernos y pasemos a comentar este capítulo que inauguraba temporada en España: Sobre el capítulo, diré que ha sido bastante lento, quizá demasiado en algunas partes, aunque era algo de esperar teniendo en cuenta la cantidad de personajes nuevos. Aquel que esperase un capítulo lleno de acción y con giros de argumento emocionantes se habrá llevado un chasco.

Era un capítulo de transición para que la gente se fuera familiarizando con las caras nuevas que no son pocas, y de paso marcar un poco por encima los pasos de por donde tirará la trama este año.

Aunque si lo piensas bien, ni el capítulo de estreno de la primera temporada ni de la segunda fue nada espectacular. Dejémosles un par de semanas para que tomen carrerilla. De lo poco destacable de hoy, la primera escena por ejemplo.

Esa cara de Michael mirando al cielo y pensando "¿Dónde narices me han metido?" después de ver como el moreno le partía el cuello al otro.

Yo de estar ahí lo tendría claro. Me quedaba en mi rinconcito, sin molestar a nadie, a pasar desapercibido, pero se ve que a Bellick le va la marcha.

Después de la paliza que le dan como bienvenida y encima se pone a bacilar al personal.

Mira que me da pena este tío, pero es que está pidiendo a gritos que le pase lo que le pasa... Y si decimos que Bellick va muy de sobrado, Michael tampoco se queda atrás. Primero rechazando la ayuda de Mahone para cubrirse las espaldas mutuamente.

Y vale que es el tío que se cargó a su padre y que anduvo detrás suyo todo el año pasado, pero la cosa no está como para ir rechazando la ayuda de nadie, por muy mal que se haya portado, sobre todo teniendo en cuenta que el Lechero le tiene enfilado. Y hablando de Mahone, ese tío ha ganado muchos puntos hoy conmigo.

Y vale que sólo le salva el culo a Scofield porque le interesa para que testifique en su favor o para participar en un futuro plan de fuga, pero jugarse el cuello de esa manera contra un animal con un cuchillo... ya hay que echarle valor.

Por cierto, y que no se me olvide comentar esto: que sucio Scofield cuando dice que pasa de pelear y le pone tibio en cuanto el otro se da la vuelta...

Y basicamente esta ha sido la única escena medianamente emocionante de los 40 minutos de hoy, aunque también habría que destacar la escena final. Lo último que vimos el año pasado de Prison Break fueron aquellas desconcertantes imágenes de Padman (el calvo que habla con notitas) caminando por unos pasillos de laboratorio vigilado por militares en las que se congratulaba por haber conseguido encerrar a Michael en Sona.

Ahora sabemos gracias a esta última conversación entre Michael y Lincoln, que Scofield ha sido encerrado en la cárcel de Sona para ayudar a Whistler (el que está encerrado en el sótano que alimenta a Bellick) a escapar de allí.

Ahora las dudas son: ¿Por qué está Whistler en Sona?¿Cúal es su relación con Padman? ¿Y con la compañía? Lo mejor: - Que vuelve Prison Break - Por lo poquito que se ha visto de ellos, los nuevos personajes pintan bien, y todo el rollo de tener que quedarse en Sona para conseguir sacar a Whistler de ahí parece interesante. - Quedan 23 intensos capítulos por disfrutar! Lo peor: - Poca acción para lo que nos tienen acostumbrados, y en general poca chicha del capítulo. -¿Cómo puede ser que un tío como el Lechero sea el que mande en un sitio como Sona? Se supone que esos sitios se rigen por la ley del más fuerte, y por ahí se ha visto a más de uno con cara de meter leches como panes. - A ver si el Sr. Damon Lindelof le da una lección a Paul Scheuring de como hacer un Season Premiere que te deje con la boca abierta el resto de la temporada, porque acostumbrado uno a los inicios de temporada de Perdidos... La frase: To them, Sona is a one-way street.

What goes in...

never comes out.